Los dos caminos más habituales en occidente para aprender shibari son los workshops y la formación a través de clases particulares.

Workshops

Hacemos distintos tipos de workshops orientados a diferentes niveles de conocimiento. Casi todo el mundo comienza asistiendo a un workshop de iniciación. Se trata de un workshop reducido (alrededor de 5 parejas) en el que se combina teoría y práctica para dar a los alumnos unas nociones básicas de juego y un conocimiento básico de qué es el shibari/kinbaku. Trabajamos desde suelo y descalzos, en un ambiente que es íntimo y relajado, abiertos a las preguntas de los asistentes pero con un programa de objetivos específico. Es el único workshop que dura únicamente un día, y los alumnos suelen opinar que se les hace corto. Es necesario acudir en pareja (o mejor dicho, binomio) y ha de entenderse que se va a tener una comunicación y contacto emocionales e íntimos, ya que esto y no las cuerdas es el objetivo del shibari.

 

Clases particulares

La forma más efectiva de aprender es la relación directa dos a dos entre la pareja de formadores y la pareja de alumnos. Con un trato completamente personalizado, un seguimiento exhaustivo, la más absoluta privacidad y el 100% de la atención del formador puesta en el alumno, es realmente fácil avanzar rápidamente. Las clases particulares pueden darse en un grupo de dos parejas que tengan un nivel muy similar para reducir el coste. Podemos darla en nuestro espacio o en el domicilio de los alumnos.

Formación continua.

Con los contenidos del primer workshop o clases particulares se pude practicar y jugar durante un par de meses. A partir de entonces se empezará a tener la suficiente memoria muscular y conocimiento asentado para pasar a workshops más complejos, en los cuales se puede explorar áreas tan diversas e interesantes como el erotismo de la vergüenza, la estética en el shibari, el tormento a través de las cuerdas, los fundamentos para dirigirnos hacia las suspensiones y muchos otros. En algunas regiones los alumnos crean grupos de estudio en los cuales estamos presentes a través de mensajería instantánea y se reúnen periódicamente para practicar. En otros casos, los alumnos deciden evolucionar a partir de clases privadas ya que tienen unas necesidades más particulares ya sea de aprendizaje, privacidad u horarios.

Esta entrada también está disponible en: Inglés